Los guardianes del perímetro

Minuto 28, 35-54 en el marcador. Dwayne Davis se levanta desde la esquina y anota de tres. Era el primer triple del Murcia en todo el partido. Un rival que promediaba diez triples por encuentro, con casi un 40% de acierto, no había podido abrir la lata desde más allá de 6,75 en casi tres cuartos. ¿Casualidad? Nada de eso. El perímetro es la gran especialidad de la defensa del Gipuzkoa Basket.

1) Los datos: El GBC es el equipo que menos triples encaja de la Liga Endesa, con poco más de cuatro por encuentro. Sus rivales apenas superan el 25% de acierto desde la línea de tres. Ningún equipo recibe un porcentaje de triples tan bajo. Tan sólo el Valencia Basket, en la segunda jornada, castigó al cuadro de Sito Alonso desde más allá de 6,75, con un 9/20. Por contra, destaca el 1/15 del Barcelona en el Palau o el 4/24 (17%) del Joventut en Illunbe. Este mismo domingo, La Penya ha firmado un espectacular 18/29 (62%) en su visita al C.B. Canarias. Volviendo al brillante triunfo del sábado en Murcia, los de Óscar Quintana se quedaron en un 3/12.

2) El especialista: Sito Alonso cuenta con uno de los mejores defensores de tiradores de los últimos años en la ACB, Jon Cortaberría. No es un defensor al uso, con piernas, velocidad y potencia. Sus armas son otras, concretamente dos. Su inteligencia y lectura de juego le permite estar casi siempre bien colocado y anticiparse a los bloqueos o a los movimientos de su par. Además, mide 1,99, lo que le concede ventaja de centímetros sobre la mayoría, por no decir todos, los escoltas de la Liga Endesa y le ayuda a incomodarles cuando van a mirar al aro. Su última víctima fue Scott Wood. El estadounidense del Murcia promediaba 3,6 triples por partido con un 50% de acierto. Números astronómicos que el sábado quedaron en 1/6. Metió su único triple cuando quedaban treinta segundos de partido. No cabe duda que la defensa del perímetro es una labor colectiva, pero tener un especialista como Cortaberría está siendo muy importante.

3) Posibles efectos secundarios: El hecho de que en cinco de sus seis partidos el GBC haya secado el tiro exterior rival indica que es algo buscado, un objetivo de su defensa. Como todo, puede tener sus efectos secundarios. Si la defensa da un paso hacia afuera y quiere ser una lapa en las salidas de bloqueos, eso puede suponer una concesión en el rebote. El Gipuzkoa Basket es, junto al Valladolid, el peor equipo de la ACB en el rebote defensivo, una faceta en la que, eso sí, ha mejorado bastante desde la derrota frente al Joventut (ha pasado de coger el 56% de los rebotes bajo su tablero en las tres primeras jornadas a coger el 67% en las último tres). Una de las causas puede estar precisamente en ese intento de no encajar de tres en tres. O al revés. Quizás entendiendo que el equipo puede sufrir en el rebote debido a que el juego interior no es poderoso físicamente, el GBC quiera hacerse fuerte en 6,75 y no conceder ningún tiro claro. Sea como fuere, la defensa del perímetro está siendo una de las grandes fortalezas del conjunto de Sito Alonso.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: